Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 10 el Dom Jun 05, 2011 5:16 pm.
Los posteadores más activos del mes

Estadísticas
Tenemos 68 miembros registrados.
El último usuario registrado es Necrims

Nuestros miembros han publicado un total de 1095 mensajes en 298 argumentos.
Últimos temas
» ¡ La ficha de un pirata que le gustaba el XXX !
Vie Nov 15, 2013 10:24 am por Necrims

» Habilidades y Técnicas
Sáb Mayo 04, 2013 11:25 pm por Admin

» Crecimiento
Sáb Mayo 04, 2013 8:26 pm por Admin

» Bases del Juego
Sáb Mayo 04, 2013 6:45 pm por Admin

» ACCESORIOS
Jue Mayo 02, 2013 2:21 am por Admin

» BARCOS
Jue Mayo 02, 2013 2:20 am por Admin

» TIENDAS
Jue Mayo 02, 2013 2:19 am por Admin

» Tripulaciones Actuales
Jue Mayo 02, 2013 2:17 am por Admin

» MODELO DE FICHA DE GRUPOS
Jue Mayo 02, 2013 2:17 am por Admin

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Bookmarking social

Bookmarking social digg  Bookmarking social delicious  Bookmarking social reddit  Bookmarking social stumbleupon  Bookmarking social slashdot  Bookmarking social yahoo  Bookmarking social google  Bookmarking social blogmarks  Bookmarking social live      

Conserva y comparte la dirección de en tu sitio de bookmarking social

Conserva y comparte la dirección de One Piece Rol en tu sitio de bookmarking social

Palabras claves


Prólogo de Kamina

Ir abajo

Prólogo de Kamina

Mensaje por Kamina el Sáb Mayo 28, 2011 2:01 pm

Una luz se encendió repentinamente en mitad de toda la penetrante oscuridad. Simultáneamente, una voz tranquila, algo grave y madura resonó a través del aire.

"Nos volveremos a ver pronto, Kamina. Volveré por ti."

De entre todo el sombrío lugar, solo un círculo de luz se centraba de lleno en un pequeño niño de mirada acongojada. Su cabello azul claro le distinguía sobretodo, pero nunca tanto como aquél dolor que rezumaba en su interior.

Allí, en el centro de la luz, se encontraba la figura del niño ensimismado. No podía calcularse exactamente su edad, pero era alguien muy chico. Estalló en llanto queriendo exteriorizar el dolor que se acumulaba cada vez dentro, pero no porque se fuera, sino porque no era lo suficientemente fuerte como para poder acompañarle, no tenía el valor que se necesitaba para ayudar aquélla persona a la que tanto amaba.

- Padre... padre... ¡¡¡PADRE!!!

El mundo giró, todo era extraño y la imagen se difuminaba lentamente.

Y Kamina se despertó.

Kamina miró a su alrededor confuso. Había sillas de madera, un escritorio y un poco más adelante una pequeña ventana que daba al exterior del lugar. Todo estaba lleno de madera y ropas. No era un lugar muy limpio, pero a fin de cuentas así era aquel joven desorientado. Su cerebro lo procesó detenidamente. Unos instantes después se dio cuenta que había un ligero movimiento en su cama, lo que le hizo recordar que se encontraba en un barco.

Si, fue a través de la cama que el balanceo de las olas pudo saber que estaba allí y que todo lo que había visto era un sueño. El sonido del mar era indiscutiblemente único.

- Claro, estoy en el barco. No recuerdo haberme quedado dormido...

El joven se incorporó en la cama y se pasó la mano por la cara, dando un suspiro tan grande como profundo. De repente un ligero dolor de cabeza lo consumió y vio a su lado una botella vacía de ron.

Tras haber dado un largo viaje, habían celebrado por una recién victoria con un pequeño navío de marines. Su intención nunca fue luchar contra ellos, pero debido a lo inminente que se acercaba no hubo opción. Habían logrado acabar con ellos, pero en ningún momento mataron a ninguno de ellos.

- Vaya resaca... - dijo algo agotado por la batalla y por la forma en que su cuerpo se recuperaba del alcohol anteriormente digerido -. Ahora que lo pienso... creo que ha pasado algo en mi sueño, pero qué sería. No recuerdo, raramente me acuerdo de algo que pase en los sueños, así que es inútil. No importa, de todas formas, me da que no fue algo muy agradable...

Una vez levantado y vagamente arreglado, el joven salió de su dormitorio; sin embargo, no todo se mostraba tan grandioso como normalmente sería. El sonido de la pólvora rugiendo, destrozando los vientos y cegando una que otra vida junto al choque de metal, fue algo realmente sacó de sus pensamientos al capitán de la nave del Team Gurren.
Contra el cielo azul claro, la enorme extensión de barcos de marines que veía casi parecía como si se encontraran en un infierno. Su tripulación estaba siendo aniquilada ante sus ojos. Los más fuertes, las personas con las que más mantenía relación, eran las más aptas en batalla, mientras que los otros solo podían morir a manos de los experimentados marines.

Sus ojos, abiertos como platos procesaban todo cuanto podía ver, mientras su cerebro en cambio, no podía procesar mucho. No salía de su estupor hasta que el grito de uno de los marines se muestra a un lado de Kamina. Éste, con una espada se lanza temible. Y es que si no fuese por la hábil ladrona de su tripulación, Kamina estaría gravemente herido.

- ¿Pero qué estás haciendo? ¡ Defiéndete por Dios!
- Aurora... ¡¿Qué está sucediendo aquí?!
- Despierta de una vez. Muchos ya han sido asesinados... otros están encarcelados....

El horror en su faceta se hace notable de manera inmediata. No podía creer lo que sucedía, tampoco sabía cómo no se pudo percatar de aquéllo antes y, como si todo eso estallase en su interior, un alma guerrera despierta para poder defender a todo aquéllo cuanto ama.

La espada que con tanto amor forjó su padre fue desenfundada con maestría. El joven adoptó una pose e inmediatamente se lanzó a proteger el navío. Distintos sablazos le permiten, con solvencia acabar uno a uno de los marines circundantes, pero el número siempre iba llegando más y más rápido.
Sus dotes con la espada aún así le permiten defenderse mientras que, con agilidad ambas manos toman con firmeza el arma y desatan un impetuoso revés con la espada que le permite llevar el filo hasta las extremidades de la mayoría de sus enemigos, deshabilitándolos en el combate e hiriéndolos para su retirada.

Todos sus compañeros se esmeraban. Algunos fueron atrapados, otros simplemente murieron y, de los que quedaban luchando, solo llegaban a ser siete. Entre esos Kamina.

- ¡¡Nunca podrán contra el Team Gurren!! - Es escuchado por el cocinero que, con el puño en alto hace la pose característica que les inculcó su capitán, levantando el dedo índice en lo alto con orgullo -. ¡¡Aunque destruyan nuestro barco, el espíritu que nos une seguirá en lo alto!!

Mas, como si sus palabras fueran un detonante, una flecha salió disparada en dirección hacia su pecho, clavándose y atravesándole en el acto.
A sorpresa de todos, e impotencia de otros tantos, aquél acto significó o bien una derrota o un aliciente a seguir luchando.

Todo había sucedido de forma tan rápida que Kamina no pudo distinguir con exactitud. El cuerpo del cocinero cayó al agua, mientras que una ola más grande de marines se adentraron en el barco.
El joven de pelo azul agazapó más su postura, flectando sus piernas y ejecutando un impetuoso salto que le permite avalanzarse por los cielos para así, desdoblando su cintura, lanzar una rápida y fuerte patada a varios de los marines; sin embargo, otros tantos alcanzaron a inutilizarlo. Lo amarraron al másti principal, mientras que el resto de la tripulación o había sido ya arrestada o simplemente neutralizada.

- Di tus últimas palabras, pirata.
- ¡¿PERO QUIÉN DEMONIOS CREES QUE SOY?! - exclamó enérgico Kamina -. Éstas están lejos de ser mis últimas palabras. ¡Haré que pagues por lo que has hecho!

La sonrisa sombría del jefe al cargo de aquélla tripulación de marines solo sonrió. Una sonrisa oscura y lejos de ser una digna de admiración o de respeto. Si, así era.
Aquéllos grandes navíos dirigieron sus cañones hacia la dirección del barco donde se encontraba Kamina amarrado y éste, con solo una sonrisa, se perdió entre toda la pólvora y el humo que ocacionaaban las grandes balas de cañón agujereando la madera del barco. Las explosiones y todas las astillas crujiendo mientras salían por el aire era lo que se podía escuchar, siendo seguidas de alguna que otra risa casi tapada de los marines.

Pero aún así, aquél joven seguía amarrado y con su impetuosa sonrisa, como si fuera una especie de desafío. Como si eso no fuese sino el principio de una nueva meta a medida que todo aquéllo destruído se iba sumando a un barco más en lo profundo de un basto y exagerado océano azul y violento.
avatar
Kamina

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 28/05/2011
Edad : 31
Localización : Dawn Island

Información de Personaje
Nivel:
Experiencia:
0/50  (0/50)
Esfuerzo:
0/500  (0/500)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prólogo de Kamina

Mensaje por Bluenote el Dom Mayo 29, 2011 6:43 am

-Bonita y trepidante historia, buen uso narrativo y descritivo, muy bueno, de veras.
- Sin faltas y has empleado un lenguaje y una forma de expresarte que me ha gustado.
- Buena extensión, continua así.

Recompensa: 1400 Berries
avatar
Bluenote

Mensajes : 87
Fecha de inscripción : 03/05/2011

Información de Personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/50  (0/50)
Esfuerzo:
0/500  (0/500)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.